Los estudiantes de grado Once, generación 137, recibieron el pasado viernes en la mañana su chaqueta distintiva para este año escolar, el último de su vida en el Colegio Javeriano, y que los identificará como generación.

El padre Diego Giraldo Aristizábal, S,J.,  rector del Colegio San Francisco Javier, indicó que este año es realmente significativo para los estudiantes, ya que representa el final de una etapa en el Colegio y el inicio de un proceso de discernimiento a lo largo de este año donde deberán hacer unas elecciones de vida y asumir unos cambios trascendentales.

Les recordó que San Ignacio de Loyola, en su proceso de conversión, cambió sus vestiduras de caballero con un mendigo, a quien le recibió sus ropas gastadas. “De alguna manera ustedes con esta chaqueta vienen a recibir una misión, a partir de ahora serán mas visibles, mas protagonistas de la vida del colegio y van a adquirir más responsabilidad, tendrán la oportunidad de convertirse en referentes dignos de imitar por sus compañeros del Claustro y de La Aurora”.

Los estudiantes también recibieron la bendición, el agua bendita y finalmente lucieron su chaqueta distintiva.

“Hoy recibimos nuestras chaquetas, un símbolo de orgullo para nosotros, ya no somos esos pequeños niños llenos de temor al futuro con la incertidumbre de qué va a pasar mañana, hoy somos jóvenes expectantes de lo nuevo y dispuestos a comerse el mundo en un solo bocado. Estamos llenos de talentos, habilidades y sobre todo, de una excelente calidad humana. Somos el vivo reflejo de coraje, fuerza y valentía, porque a pesar de que estamos pasando tiempos difíciles seguimos y seguiremos mas unidos que nunca”, estas fueron algunas de las palabras de recibimiento de chaquetas a cargo de la estudiante Salma Rivas.

 

Fotos: Leonel Díaz / Hernando Bastidas