En una sentida ceremonia realizada en la sede Aurora, los estudiantes de Grado Séptimo, Generación 140, entregaron la Virgen a sus compañeros de grado sexto Generación 141, como legado de gratitud, amor, y compromiso a María Santísima que los acompaña, cuida y orienta en todo momento.